El premio Trabucco, ala altura de su tradición

Fuente: Ámbito ~ Se expondrán hasta fines de julio, en las salas del Centro Cultural Kirchner, las obras correspondientes a Pintura 2020 y Grabado 2022.

El jurado compuesto por los miembros de la Academia Nacional de Bellas Artes realizó la selección e invitación para el Premio Anual Fundación Alberto Trabucco de Pintura 2020 y Grabado 2022 (al segundo, por razones de espacio, nos referiremos la próxima semana).

Las obras de Carlos Bissolino son acrílicos sobre tela; en algunas incluye papeles de pasta de color. Obra de gran intensidad colorística, energética, que responde a lo que señaló el artista en una ocasión: “Pintar es una acción, un acto necesario, un placer sensual”.

Diego Figueroa utiliza esmalte sintético sobre chapas de zinc acanaladas. La imagen remite a arquitecturas de castillos de cuentos misteriosos, otras se relacionan con arquitecturas contemporáneas , rodeadas de verdes opulentos. “Techos de sueños plomo” un título que marca la diferencia entre “tener un techo y la ostentación de poder”.

Estanislao Florido, artista que produce videos hipnóticos, en esta ocasión presenta “Logística”, una instalación de pintura con cajas de cartón con alusiones a la situación social también destacamos “Río Paraná”, un paisaje intervenido con formas geométricas.

Silvia Gurfein pinta sutiles flores con su florero correspondiente, quizás a lo Menghi, de carácter naturalista, y las pasa a un quasi borrado, manchas transparentes a lo Diomede y también a una interpretación geométrica que proviene del mundo digital. Graciela Hasper formó parte del plantel histórico del Rojas, es una importante referente del arte geométrico actual. Se destaca por “combinar a través de esquemas de repetición-variación, distintas texturas ópticas. A pesar del uso de la fotografía y el video, siempre converge hacia lo pictórico.

Otros autores

Julián Prebisch presenta “El sueño del monte de tetas”, “La otra fuente” y “El palacio de la luna” de carácter enigmático que roza lo cósmico. Obra silenciosa, roza el surrealismo, sus formas humanas orgánicas en eróticos terrosos. Paula Senderowicz reinterpreta el paisaje a través de un gran biombo que ocupa un importante espacio: un torbellino marítimo, de bosques, de la naturaleza que se expande y la artista intenta atrapar.

Paola Vega pertenece al grupo de artistas geométricos, esa nueva geometría del siglo XXI que se destaca por su amplia diversidad. Como estudiosa del color y la luz, sus obras presentan campos de color y sutiles transparencias que obturan todo relato. Incluida en artistas de los 90, artista mujer del emblemático Rojas traídas a la luz en una muestra que se les dedicó en la Fundación Fortabat, famosa por sus rojos peluches de “Te quiero”, los acumulados a manera de una torta kitsch en “Te invito”, sus muebles inútiles, backlight y elementos geométricos en los que la curva es protagonista, Cristina Schiavi, es una destacada artista de vasta trayectoria que, como lo señala Andrea Giunta, realiza “una geometría de los afectos”.

El Primer Premio de Pintura le fue otorgado a la depurada imagen de Leila Tschopp, artista que puede estar incluida en esa geometría del siglo XXI. En los últimos tiempos ha desarrollado obras en las que se unen la pintura, la escultura y la arquitectura. La pintura está detrás de unas rejas de hierro que reflejan su extremo rigor formal, sombras y luces reflejadas que permiten, como bien lo señala “una articulación paradojal entre el adentro y el afuera, entre el plano y el volumen”.

El conjunto de obras de los artistas, todos de vasta trayectoria, revela el alto nivel de excelencia alcanzado, su capacidad creativa, innovación y también afirmación de sus lenguajes personales. La obra premiada será donada a un museo nacional, nrovincial o municipal. (CCK, hasta el 31 de julio. De miércoles a domingos de 14 a 20).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.