Exponen obras robadas de Alberto Breccia y recuperadas por Interpol

Fuenet: Clarín ~ Mientras sigue la investigación, en “El caso Breccia”, pueden verse los originales “con autorización judicial”. En el Centro Cultural Borges.

Alberto Breccia (1919-1993), el dibujante uruguayo que vivió toda su vida en Argentina y es reconocido como uno de los mayores historietistas del país, tiene desde la semana pasada un homenaje en el Centro Cultural Borges: en El Caso Breccia, tal como se llama la muestra, se exponen algunas de sus páginas originales, recuperadas por Interpol luego de que parte su obra fuera robada y vendida en todo el mundo.

La historia del robo de la obra  es sorprendente: a causa de un juicio sucesorio, los materiales estaban en la casa del dibujante, en Haedo, pero para protegerlas fueron depositadas en la caja fuerte de una empresa de seguridad que quebró en 2005. Desde entonces, las piezas fueron robadas y vendidas ilegalmente por el mundo. Algunos de los originales recuperados por Interpol, se exponen hoy en el Borges, con autorización judicial.

Fuera de lo exhibido, varias piezas sustraídas fueron localizadas en Europa, pero la justicia de los países donde estaban resolvió no devolverlas y de otras no se ha podido descubrir su paradero. Alberto Breccia (1919-1993).

Alberto Breccia (1919-1993).

Alberto Breccia, cuyas obras más representativas fueron Mort Cinder, Vito Nervio, Sherlock Time y El Eternauta, realizó trabajos infantiles y láminas didácticas, adaptaciones literarias, páginas policiales y de ciencia ficción protagonizadas, en los casos más emblemáticos, por sicarios, detectives y viajeros del tiempo inmersos en ambientes lúgubres y en atmósferas linderas con la inquietud y el terror.

“La invitación a trabajar con la obra de Breccia fue una convocatoria de la dirección del Borges y el Ministerio de Cultura a partir del contacto con Interpol y la recuperación de bienes culturales recuperados entre los que había trabajos de Alberto y ahí me convocaron, para exponerlos”, dijo a Clarín Cultura Judith Gociol, curadora de la muestra. 

“El cronograma de lo ocurrido fue que Alberto Breccia se murió y entre la segunda esposa de Alberto y los tres hijos de Breccia se suscitaron una serie de diferencias y los hijos decidieron que la obra estuviera en un lugar neutral hasta tanto se resolviera la sucesión de esos bienes. La depositaron en una empresa de seguridad que se llamaba Firme, la empresa quebró y empezaron a ver que se ofrecía obra para la venta, de la que estaba en esa empresa, entonces hicieron una denuncia judicial y la jueza allanó el lugar y efectivamente no había ninguna obra”, contó Gociol, que trabaja en el Centro de Historieta y Humor Gráfico Argentino de la Biblioteca Nacional."Apunte", de Alberto Breccia. Gentileza

«Apunte», de Alberto Breccia. Gentileza

La curadora dijo además que “esa obra empezó a estar esparcida por el mundo, con lo cual se abrió una causa contra la empresa, que es la que sigue en curso. Interpol Argentina dio llamado a Interpol de otros países y se pidió el secuestro de las obras, que tiene orden de captura internacional. Y en ese camino, desde Europa, donde estaban apareciendo algunas de las obras, llegaron a dos personas, que habían tenido que ver con la tenencia del material, que es un matrimonio que quedó como encubridor”.

Actualmente, la situación es que a estas dos personas en la Provincia de Buenos Aires se les hizo allanamientos, se incautó obra, que es gran arte de la que está expuesta y se les dio una probation: “Tienen tareas comunitarias en un comedor de Glew y deben pagar 400 mil pesos y dentro de uno a 3 años tienen que cumplir ciertas condenas judiciales. Ellos no reconocieron la culpabilidad, se los acusa de encubrimiento, pero con la probation pueden optar por el silencio, con lo cual no se rearmó la cadena, no se sabe qué pasó y de Firme se murieron todos los integrantes”.

Judith explica que al permanecer todo en silencio no se sabe cómo se robaron las obras, “sin embargo hay bastante obra localizada en Europa, en España, en Italia, en Bélgica, en Francia, pero los países dieron esas causas por cerradas porque consideraban que los tenedores las habían conseguido de buena fe, con lo cual se localizó mucha obra pero no se puede traer de vuelta. Lo que se muestra en el Borges es una página de la Batalla de las termófilas que se trajo de Italia, que es uno de los capítulos más importantes de una de las historietas más trascendentes de Breccia»."Vito Nervio", de Alberto Breccia. Gentileza

«Vito Nervio», de Alberto Breccia. Gentileza

«Después –agrega– hay algunas páginas de Vito Nervio, algunos trabajos didácticos, apuntes al natural, cuadros de humor gráfico de los años 60 que se encontraron en Capital y en Glew. Hay una parte de la adaptación de El corazón delator, de Los cuentos con moraleja, de Perramus, más páginas de Mort Cinder, entre otros, que está en Europa y otra parte que no se sabe dónde está, que ojalá aparezca alguna vez”.

“Lo que pasó con todo esto es la plasmación más concreta de la tensión que siempre hubo entre arte y mercado. Tiene mucho que ver con el clima de su obra. La muestra juega entre el blanco, el gris y el negro que es la paleta más representativa de él. Las obras que aparecieron están colgadas sobre paredes blancas, las partes de la obra que se localizó pero no está repatriada, se proyecta y hay una pared negra sobre marcos blancos, para mostrar simbólicamente la obra que no está. Hay expedientes y hay un video con los testimonios de los jueces, de la policía, de un policía italiano fanático de Breccia, que fue el que recuperó la página de Mort Cinder, de Patricia Breccia, la hija y también de Juan Sasturain, al que le ofrecieron parte de la obra”, detalla Judith.

La calidad de esas páginas, de una gráfica absolutamente innovadora, invaluable para sus lectores, tiene ahora un precio en el mercado (negro) que ni por asomo cobró nunca este artista que pasó largas épocas de ahogo económico, en oscilación entre dos necesidades no excluyentes: la de experimentar gráficamente y la de trabajar “para el puchero”, como decía.

Es un destino cruel y paradójico para la producción de un maestro del blanco y negro –justamente–, experto en el manejo de la luz y de la oscuridad.

Ficha

El caso Breccia
Dónde: Centro Cultural Borges, Viamonte 525. En la sala de exposiciones temporarias 2, del pabellón II del segundo piso.
Cuándo: de miércoles a domingos, de 14 a 20. Hasta septiembre,
Entrada: gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.