Arte que no se ve: sin cuadros ni esculturas abre hoy una galería de obras sonoras para apreciar con auriculares

Fuente: La Nación ~ Le Son 7 viene de París por quince días para provocar al ambiente del arte con piezas de artistas contemporáneos para escuchar.

¿Obras de arte para escuchar? ¿Una exhibición sin piezas ni instalaciones? Es lo que propone Le Son 7, la primera galería de arte exclusivamente sonoro inaugurada en diciembre en el distrito parisino Le Marais que llega esta semana a Buenos Aires.

“El proyecto es realmente una novedad, o casi una provocación, ya que no hay nada para ver. Ni instalaciones, ni performance ni otras manifestaciones que regularmente acompañan el mundo sonoro. Se trata de obras únicas, no de ediciones limitadas o NFT. Los compradores recibirán un certificado de autenticidad, firmado por el artista, que no hará más copias”, contó a LA NACION la argentina Carolina Podestá, fundadora de la galería junto con su esposo inglés, Andy Footner, curador de la muestra, formado en el periodismo cultural, la filosofía y la programación.

La pareja vive en Francia y lleva la propuesta a distintos lugares del mundo. El espíritu de Le Son 7 es itinerante. Del debut en París, donde generó mucha atención del público y la prensa, llega estos días a Buenos Aires y en octubre irá a Londres. La siguiente escala será Estambul. En la capital argentina se podrá visitar desde hoy y hasta el 2 de abril en un espacio cerrado ubicado en Recoleta. “Es un loft en uno de los pisos de la que fuera la mansión Aberg Cobo, sobre la avenida Las Heras”, explicó Podestá, que es periodista y ha trabajado como cronista de guerra.

La galería convocó a quince artistas, algunos conocidos y otros emergentes, y los invitó a explorar libremente las infinitas posibilidades del arte sonoro. “Gracias a sus diversas formaciones y experiencias, han creado una perspectiva innovadora de lo que podría llamarse arte sonoro contemporáneo –agregó-. La muestra es un mapa del panorama actual e incluye trabajos exclusivos (doce de las trece obras seleccionadas han sido creadas especialmente para esta exhibición), que sólo se escucharon en París y ahora en Buenos Aires. Por eso, creemos que es una gran oportunidad para escuchar trabajos de artistas no muy habituales en el país”.

Entre los artistas convocados están consagrados en Europa como François K, Little Annie Bandez, Burnt Friedman y Scanner Rimbaud hasta talentos emergentes como KMRU y Abdullah Miniawy. Nicolás Varchausky es el único argentino. “Crearon una perspectiva innovadora del arte sonoro. Los trabajos combinan técnicas y recursos como lo que se llama ‘sonidos encontrados’ y ‘grabaciones de campo’ con improvisación, poesía sonora y performance. La pieza de Nicolás es muy interesante, se llama Poesía federal argentina y tiene una duración de veinticuatro minutos”. En este link se pueden escuchar extractos de cada obra: https://leson7.com/works/?lang=es. Las versiones completas solo se podrán conocer “en vivo” en la muestra.

Exhibimos sonido y únicamente sonido. Va un poco en contra de la experiencia inmersiva porque no requiere equipamiento complejo y es muy fácil de transportar. Todo entra en una valija y el que compra una obra se lleva un archivo. Es tan simple que la gente se sorprende. Solo hay que escuchar. Se genera una especie de trueque en términos del tiempo: lo que proponemos requiere otros tiempos, que no son los visuales. Por ejemplo, para escuchar todas las obras de esta muestra se necesitan tres horas, 26 minutos. Para escuchar solo los extractos de las trece obras se necesitan veinticinco minutos. Hay un gran desafío, que es el desafío del tiempo”, explicó.Fragmento de «Poesía Federal Argentina», de Nicolás Varchausky. «Los seres humanos han escuchado a escondidas desde los primeros días de conciencia en el vientre materno. Aunque se transmitan, algunas narraciones no están pensadas para oídos ajenos». Aquí estamos al tanto de la seguridad nacional argentina en forma de comunicados de la Policía Federal, en una pieza que explora el lenguaje del Estado

Podestá resalta, también, lo efímero de la propuesta: las exhibiciones duran solo dos semanas en cada ciudad. “La portabilidad del sonido y la novedad del formato es algo también importante. En cuanto a la portabilidad, al menos por ahora, queremos mostrar un modelo que sea transportable y adquirible por cualquier persona: que las obras puedan escucharse en estéreo en parlantes del living de la casa y no que se deban montar estructuras que requieran grúas y espacios de siete metros de alto. Queremos explorar la sencillez del soporte, aunque aclaro que los trabajos no son sencillos, sino que tienen niveles de exploración marcados por muchos años de práctica”.

En las fotografías subidas en el sitio web se ven auriculares al lado de cada “obra”, sillones cómodos, algún equipo de sonido y no mucho más. “No pudimos encontrar ninguna otra galería sonora en el mundo con estas características: en las que sólo se acceda a sonido sin videos, esculturas o instalaciones, que es lo habitual. Hay lugares que exponen sonido, pero no los venden; otros que venden arte sonoro, pero no exclusivamente sonido sino instalaciones sonoras… Lo nuestro es una novedad que sorprende por su sencillez. En París, la gente entraba con algo de miedo, esperando escuchar cosas difíciles o no comprender, pero en pocos minutos ya estaba en plena escucha activa y disfrutando de los trabajos”, completó Podestá.

Para disfrutar de las obras solo se necesitan auriculares
Para disfrutar de las obras solo se necesitan auricularesGentileza Le Son 7

Según la periodista argentina, la propuesta artística no va contra lo visual sino en paralelo: “En París se habló sobre lo que hacemos como una especie de provocación en un mundo bajo la tiranía del ver. Pero no tenemos nada contra lo visual. Esto es una exploración de otros sentidos, idea surgida y explorada durante el confinamiento pandémico cuando el silencio de la campiña francesa y la atención a los sonidos de la naturaleza (e, incluso, a los “ruidos” que desaparecieron de un día para el otro, como el de los aviones) nos impulsó a este proyecto que teníamos en mente desde hacía tiempo”.

Para agendar

Av. Las Heras 1722, piso 5. Martes a sábados, de 12 a 19, hasta el 2 de abril. Entrada libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.