Curaduría de arte: ¿cómo es el “detrás de escena” de una muestra?

Fuente: La Voz de San Justo ~ Con las nuevas tecnologías e internet ya no es tan lejano visitar un museo y en el caso de poder recorrerlo hay nuevas formas de mostrar el arte. ¿Por qué las obras se disponen de determinada manera?, ¿Por qué algunas son interactivas, con música o imagen y otras no?. En eso interviene la curaduría, en esta nota, dos profesionales cuentan qué es y por qué es importante.

Entrar a un museo o un salón de exposiciones a ver una muestra siempre es una aventura en la que vamos a aprender del pasado, a disfrutar de colores y líneas en el lienzo y a conectarnos con cada obra de arte que se exhibe.

Con las nuevas tecnologías e internet ya no es tan lejano visitar un museo y en el caso de poder recorrerlo hay nuevas formas de mostrar el arte. ¿Por qué las obras se disponen de determinada manera?, ¿Por qué algunas son interactivas, con música o imagen y otras no?. En eso interviene la curaduría, llevada adelante por profesionales del arte. ¿Qué es y por qué es importante?.

En el Centro Cultural San Francisco, ubicado en Mitre y Juan José Paso, está expuesta la muestra «Pequeños objetos, pequeñas historias» curada por el grupo de gestión autónoma de arte Proyecto Big Bang Arte, que está habilitada hasta el próximo 31 de mayo.

En el marco del Día Internacional de los Museos, que se conmemora cada 18 de mayo, instaurado en 1977 por el Consejo Internacional de Museos (Icom), LA VOZ DE SAN JUSTO dialogó con los curadores, Mónica Mantegazza y Félix Piñero quienes contaron como es «el detrás de escena» de una exposición.

Según la definición, un curador​ o comisario de arte es la persona encargada de la «curaduría artística de una muestra expositiva» o de «comisariar una exposición».​ Es una función propia de la museística, las exposiciones artísticas y el coleccionismo de arte.

Mantegazza y Piñero definieron a la curaduría como «un espacio de mediación en el que hay una idea, esa idea se piensa en un lugar y momento determinado, para un público. En ese marco se dialoga con el artista y con el público, de esa manera se construye la muestra. De todas maneras cualquier decisión última, es tomada por el curador, es el que resuelve».

«El curador tiene esa función de trabajar con el artista, con los públicos y ponerlo de la mejor manera para que se pueda comprender, incluir, ya que estamos hablando de una curaduría con una mirada ampliada. Se dialoga también con las instituciones, trabajamos la línea del arte contemporáneo y el arte relacional», añadieron.

Piñero resumió que básicamente «la curaduría se trata de una serie de decisiones sobre qué elementos integrarán una muestra, cuáles quedarán afuera y cómo dialogarán entre ellos los elementos que queden seleccionados para la muestra».

«Estas decisiones a veces no las puede tomar el artista porque está muy cerca de la obra y el curador al tener una distancia con respecto a ese hecho artístico puede tomar decisiones e incluso decisiones grupales», añadió.

Mantegazza explicó que se decide «dónde se coloca la obra, cómo va instalada, qué tipo de montaje se hace por qué una obra va colgada en la pared, la otra en una base protegida por un vidrio, o en el piso o colgada. El curador en definición es un comunicador también, el trabajo de curaduría que realiza es como una edición. Hay tantas curadurías como visiones diferentes tienen los curadores».

Nuevas formas de ver una muestra

Ahora hay maneras de acercarse a una muestra a través de los diferentes sentidos, el gusto, el tacto, lo olfativo, lo virtual, el sonido, etc. que antes no estaba presente. Hoy hay muestras 360, interactivas, hipermedia y todo lo que es la narrativa transmedia, códigos QR, realidad en 3 D, muestras inmersivas que se incorporaron actualmente y dialogan y cuentan la historia de otra forma.

«Hace veinte años cualquier obra tenían un pequeño texto y hoy a eso por ejemplo se le agrega un QR, entonces cualquier persona lo puede leer con un dispositivo y accede a más información que contextualiza. La decisión curatorial se realiza en función del espacio y lo que se quiere comunicar», afirmó Piñero.

Detrás de una muestra hay mucha gente trabajando para que ocurra, hay un equipo, ya no es el criterio que se tenía antes que el curador era alguien especial que tenía una distancia con el público. Al respecto los curadores afirmaron que actualmente «los criterios son los de estar todo el tiempo dialogando con las instituciones, el artista y el público, en un proyecto de arte relacional».

Disfrutar del arte y la cultura

Finalmente los profesionales destacaron la importancia de tomar contacto con la cultura. Tras dos años de pandemia, alejados de los museos y centros culturales, el arte hoy vuelve a vivirse plenamente. Los curadores remarcaron la importancia de apropiarse de los espacios culturales y disfrutarlas.

«Es importante que la gente se apropie de los espacios, donde hay historias, objetos, que le pertenecen porque son parte de un patrimonio, una ciudad y una historia y que se acerquen a participar de las diferentes actividades culturales. Es como ir de visita a la casa de un amigo y ver qué cosas pasan y qué dejan, disfrutar de las obras sin prejuicio, no es necesario conocer de arte para eso», manifestaron.

En el marco de la Noche de los Museos, el Centro Cultural San Francisco abrirá sus puertas al público este viernes. De 10.30 a 20.30 se realizará una visita guiada por las muestras, en tanto que a las 21, se presentarán Luciano Cantarutti que hace Música con Juguetes Intervenidos, Valentina Martínez Gallino y Chiara Piñero con Dibujo Digital/Set Play y a las 21.45, Euge Merlini con DJ/Set.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.