“No pienso alejarme de la pintura, voy a pintar hasta que la vida me lo permita”

Fuente: Norte ~ Schenone es nacido en Corrientes, pero vivió y se desarrolló del otro lado del río. “Sólo permanecí alrededor de ocho años en mi provincia natal de forma alternada cuando era niño” contó en una entrevista, donde abrió las puertas de su taller para que podamos conocer sobre su vida y que hay detrás de los pinceles y lápices de este artista. Si algo no puede faltar en sus obras son los colores, la vida y la impecable determinación en la técnica.

Su última muestra está exhibida en Corrientes, pero asegura que: “No pienso alejarme de la pintura, voy a pintar hasta que la vida me permita”. En la Sala “José Negro” del Museo Provincial de Bellas Artes “Doctor Juan Ramón Vidal”, se habilitó “Mi Tierra profunda, llena de magia y color”; la misma reúne un conjunto de 54 obras que podrán ser visitadas hasta el 25 de abril.

schenone2.jpg
Rodolfo, nacido en Corrientes y criado en el Chaco, es un artista que dejará un trazo en la cultura chaqueña.

La exhibición estaba programada para el año pasado, sin embargo, la pandemia le impuso nuevos tiempos. “La gente se podrá encontrar con la temática que me caracterizó toda la vida”, señaló y explicó que quienes asistan se encontrarán con paisajes y personajes típicos de Formosa, Santiago del Estero, Chaco y Corrientes que llevó a sus lienzos en los últimos tres años.

“No son copias exactas de la realidad, sino recreaciones de lugares que conozco y luego pinto”, detalló el artista que hasta la fecha sigue produciendo en su taller de Resistencia y resalta que “hay muchos artistas que recrean una fotografía, es una copia de la realidad y no dejan que su talento fluya”.

Sobre su forma de concebir una obra y su técnica, Rodolfo cuenta: “Puedo hacer varias intervenciones y cambios sobre un cuadro antes de terminarlo, y siempre trabajo con uno solo a la vez”. Un cuadro lo puede pintar en cuatro días, dependiendo los detalles y lo grande que sea el tamaño del lienzo. Sobre su estilo artístico indica que es expresionista y que el material con el que se siente mas cómodo es con el óleo.

“Mi temática de siempre fue retratar la región en la que vivimos con sus inmensos montes, campos, ríos o lagunas; y sobre todo al habitante de esta tierra pródiga en recursos espirituales y sociales que nos proporciona un motor de vida y determina nuestro carácter idiosincrásico. Lo siento como si el hombre debería fundirse con la naturaleza de su entorno, para tratar de eternizar su espíritu y así conseguir una realidad transformadora y liberadora a la vez. A veces, en épocas, mi pintura fue más descriptiva, otras más sintética, nunca totalmente abstracta desde la forma, pero sí con un entramado simbólico apoyado en esencialidades”, destacó Rodolfo.

schenone3.jpg
Los colores, uno de los rasgos más característicos de Schenone.

“En mi largo quehacer como pintor, mis motivaciones existenciales, me permitieron estar diariamente en el quehacer de elaborar mis obras, a través de sus formas y colores, auxiliado por la técnica, y transmitir las esencialidades de la vida de esta nuestra tierra nativa que nos brinda identidad. Me esfuerzo por lograr, con amplia libertad de espíritu, un lenguaje visual que contenga sustancialidad metafísica alimentada por nuestras virtudes, sufrimientos, esperanzas, pasiones, esforzadas ideas o desalientos, motivadas en este caso, por una exaltación de orden telúrico. Con esas herramientas de expresión estilística, fui elaborando recursos en una labor y experiencia de más de 65 años de pintor” relata Rodolfo y reconoce que las frustraciones siempre están presentes, que si bien con el tiempo fueron disminuyendo pero nunca son perfectas sus obras; además contó que una vez quemo 50 cuadros porque no le gustaron como quedaron pero una vez pasada esa crisis continuo pintando y demostrando su arte.

Rodolfo habla de todo abiertamente, desde las nuevas generaciones y su afán de mostrar siempre cuadros libres, sin técnicas por detrás, hasta los grandes nombres que muchas veces no aceptan criticas y que no definen un estilo.

En cada una de sus obras, en los detalles de sus trazos, en la prolijidad y combinación de colores hay vida y un poco de la impronta de Rodolfo que sigue siendo grande entre los grandes, compañero de artistas, docentes de nuevas generaciones y siempre dispuesto a dar un consejo a quienes recorren el camino del dibujo y la pintura con humildad. Con respecto a como le gustaría que le recuerde, Schenone sentencia: “Como buen pintor, pero sobre todo como buena persona” finaliza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.